Es más fácil criticar

Cuando era una niña mis padres tenían un restaurante en el que mis hermanos y yo pasamos incontables horas de nuestra infancia, lo disfrutamos enormemente y hasta el día de hoy recordamos la mayoría de nuestras mejores anécdotas en ese lugar.

Lo que más me gustaba de mis días allí era “trabajar”, ahí aprendimos tantas cosas, entre ellas el valor del trabajo; mis padres se levantaban muy temprano y se acostaban muy tarde por hacer funcionar ese lugar. Después de tantos años, pienso que ellos ven esa parte de su vida como un fracaso, pero la verdad es que para mí fueron los mejores años de mi vida.

Continue reading “Es más fácil criticar”

Anuncios