Depende de ti

Todos en algún momento de nuestras vidas nos hemos sentido atrapados o agobiados por las circunstancias. Creemos que todo falla a nuestro alrededor y que no podemos hacer nada por detenerlo; la vida se vuelve en nuestra contra y es más fácil verlo como un ataque que como una llamada de atención.

Si tomamos la opción de ver esto como una amenaza, asumimos el rol de víctima y seguiremos percibiendo que todo a nuestro alrededor quiere hacernos daño, que merecemos toda esa tristeza y terminamos por quedarnos inmóviles, inertes, unos simples observadores de lo que está ocurriendo.

Sí, es verdad que en ocasiones las cosas fallan o salen mal, no por nosotros sino porque escapan de nuestras manos, dependen de factores externos que no podemos controlar. Sin embargo, al ser conscientes de esto podemos aceptar ese fracaso, seguir adelante y buscar nuevas alternativas.

Es tu decisión.

Hace unos días tuve la oportunidad de asistir a un encuentro con Adam Zagajewski, poeta polaco y ganador del Premio Princesa de Asturias de las Letras de este año.

Una de las primeras preguntas que le hizo el entrevistador fue cómo recordaba su infancia, la cual transcurrió en la Polonia comunista de posguerra.

La respuesta de Zagajewski fue sencilla, el recuerda su infancia feliz y rodeado de familia como la de cualquier otro niño. Claro que las circunstancias no eran ideales, su familia fue exiliada a Polonia central por los ucranianos y obligada a vivir bajo el gobierno comunista impuesto por los rusos.

Sin embargo, Zagajewski hace una observación muy interesante, vivir en comunismo no es fácil pero, cada quien decide cómo vivir su vida. Algunos se encerraban en sus casas y limitaban su existencia a la negación y otros, como él, decidieron salir y hacer de su vida lo mejor en las circunstancias que les tocó vivirla.

A pesar del comunismo, Adam Zagajewski estudió no una sino, dos carreras universitarias, se dedicó a la enseñanza y más tarde a la poesía formando parte de un movimiento literario conocido como la Generación del 68, quienes tuvieron como objetivo plantarse ante la falsificación de la realidad y la apropiación del lenguaje por parte de la ideología comunista y su aparato de propaganda.

Tomar acción.

¿Por qué ver la vida como una condena? ¿Cuál es la necesidad de victimizarnos ante los acontecimientos de la vida?

Aceptar que el cambio empieza por nosotros mismos es el primer paso, decidir tomar nuestra vida en serio y con nuestras propias manos el segundo:

  • ¿Cuáles son mis metas a corto, mediano y largo plazo?
  • ¿Qué debe cambiar en mí para alcanzar estas metas?
  • ¿Cuáles acciones debo poner en práctica para lograr estos cambios?
  • ¿Qué debe cambiar en mi entorno?
  • ¿Está en mis manos lograr esos cambios? ¿Cómo? Si no es así ¿Cómo puedo cambiar de entorno?

Enfocarnos en acciones concretas y reales nos ayudará a ir alcanzando esas metas, desechando otras, plantearnos nuevas. Seremos capaces de ver oportunidades en vez de tragedias o miedos; descubriremos lo que nos gusta, lo que nos inspira y nos rodearemos de personas que están en nuestra sintonía.

¿Cuáles son tus tips o consejos para concentrarte en tus metas? Compártelos conmigo y así podremos seguir creciendo juntos.

Poco a poco, sin apuros, con seguridad y alegría todo es posible ¡Ánimo!
Annie Spratt

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s