La búsqueda

¿A qué edad empezaste a escuchar la pregunta “qué quieres ser cuando seas grande”? En mi caso a una bastante temprana, me atrevo a decir que desde los 5 ó 6 años he invertido una considerable parte de mi tiempo y energía tratando de encontrar una respuesta definitiva.

En algún lado leí o escuché el relato de un niño que en su salón de clases a esta pregunta simplemente respondió “ser feliz” y me pareció una visión bastante lógica y liberadora.

¿Qué importa lo que hagas si en tu día a día no eres feliz? Realmente poco, porque por más que lo intentes la energía que debes invertir diariamente para convencerte que la comodidad es la mejor decisión, siempre habrá algo dentro de ti impulsándote a buscar tu felicidad.

No somos iguales.

La igualdad es un concepto que aunque en esencia pretende mejorar nuestros derechos y oportunidades como seres humanos en la práctica nos aleja cada día más de encontrar nuestro propósito.

Si bien todos tenemos derecho a ver nuestras necesidades básicas satisfechas (vida, seguridad, alimento, educación) de forma que tengamos una igualdad de oportunidades, no todos los seres humanos actuaremos de la misma forma ante ello. Algunos sabrán aprovechar estas oportunidades, a otros les parecerá poco, a algunos mucho, otros cuantos simplemente no harán nada y otras tantas posibilidades que escapan de mi mente en este momento.

Somos parte de la misma especie y de una sociedad, sin embargo nuestra mente es distinta; físicamente iguales, esencialmente distintos y el primer paso hacia nuestra anhelada felicidad es aceptar y entender este concepto, sabiendo que el ser distintos tampoco nos hace “mejor” o “peor” que el otro.

Dejar de encasillarnos y compararnos nos permite enfocarnos en nosotros mismos, sin afectar al otro, y al encontrarme a mismo podré ayudar a otro a hacer lo mismo.

Empecemos por 4 preguntas.

Entonces, si ya sabemos que somos esencialmente distintos, cómo podemos saber identificar el camino a nuestra felicidad y aún más crítico es el cómo llegamos a ella.

Lo primero, es saber que este camino nunca termina y esta lleno de momentos fáciles y felices como difíciles y frustrantes. La diferencia está en que si lo que buscas realmente es lo que te realiza como ser humano el proceso será más natural porque el resultado valdrá la pena.

En su libro El Elemento, Sir Ken Robinson, nos guía en la búsqueda de eso que tanto anhelamos. Y que en principio podemos identificar respondiendo a 4 simples preguntas:

  • ¿Lo entiendo?

Es algo natural para mí, comprendo fácilmente cómo funciona, cuál es su utilidad y cómo usarlo.

No necesariamente debe ser una sola habilidad, tampoco amplia ni específica. Como hablamos anteriormente, somos distintos así que cada respuesta será distinta.

  • ¿Me encanta?

Que algo se te haga fácil no necesariamente quiere decir que te apasione. Si no sientes pasión por algo es poco probable que te dediques a ello el resto de tu vida.

Desarrollar una habilidad requiere tiempo y dedicación, para alcanzarlo debe ser apasionante el recorrido ¿Es algo que te ves haciendo el resto de tu vida?

  • ¿Lo quiero?

Nuestra actitud y carga emocional ante la vida son puntos críticos en la búsqueda de nuestro elemento.

¿Estamos dispuestos a perseverar por nuestros sueños? La disposición y la perspectiva son los elementos que nos mantendrán el camino para convertirlos en realidad y generar nuevos.

  • ¿Dónde está?

Para desarrollar nuestras aptitudes necesitamos contar con oportunidades, nuestro entorno es determinante para buscarlas, ubicarlas, crearlas y en definitiva saber aprovecharlas.

Alcanzar nuestros sueños.

Una vez que tenemos las respuestas a estas 4 preguntas es hora de planificar y actuar. Soñar no es suficiente, los sueños deben ser posibles y los realmente importantes toman tiempo y dedicación.

En esta etapa será muy importante nuestra actitud, aptitud y determinación; saber buscar apoyo en quienes nos puedan y quieran guiar, enseñar, proveer de herramientas.

Te invito a leer mi post Sueñas o idealizas si quieres profundizar un poco más en este tema.

Si quieres compartir conmigo tu historia, quieres algún consejo o compartir tu opinión te invito a dejar un comentario.

¡Y si te gustó este post y quieres compartirlo te lo agradezco!

Crédito de imagen:

Kendall Lane

Un comentario sobre “La búsqueda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s