“Un momento, un encuentro”

Ichi-go ichi-e es un proverbio de la cultura japonesa que se traduce como “un momento, un encuentro” y describe el concepto de saber aprovechar y atesorar el valor de los encuentros que tenemos con otras personas, porque cada reunión es única e irrepetible.

Tradicionalmente este proverbio proviene de la ceremonia del té, en la que el anfitrión ofrece a sus invitados un encuentro de intercambio social y espiritual con la conciencia de que no se volverá a repetir.

Es un término que nos llama a estar realmente presentes en cada encuentro de nuestra vida, partiendo del hecho de que ningún momento se repite, aunque se reúnan las mismas personas, en el mismo lugar y bajo las mismas circunstancias el momento no se repetirá exactamente.

¿Cuántos encuentros en la última semana has disfrutado y vivido realmente? Sin interrupciones, estando realmente presente en cuerpo, mente y alma.

Una tradición.

La ceremonia del té es una costumbre establecida en Japón por el monje budista Esai, quien a su vuelta de estudiar el Budismo Zen en China trajo consigo una planta de té y escribió el libro Kissa Yojoki (Beber té para estar sano).

Es así como la ceremonia del té está íntimamente ligada al Budismo Zen, tomando sus beneficios tanto para el cuerpo como para el espíritu por lo que su consumo se popularizó entre los monjes y sacerdotes de la época.

Ya en el siglo XVI Sen no Rikyū retoma la tradición ceremonial de reunirse a tomar el té como un intercambio espiritual entre los presentes, de ahí que el el proverbio Ichi-go ichi-e esté directamente relacionado a esta costumbre.

La oportunidad del presente.

Uno de los retos que tenemos como seres emocionalmente inteligentes es aprender a vivir y disfrutar el presente, perdemos tiempo valioso repasando lo que dejamos o pudo haber sido en el pasado y angustiándonos por lo que esperamos o tememos del futuro sin darnos cuenta que solamente aprovechando la oportunidad del presente podremos alcanzar nuestras metas y vivir serenamente.

Lo que vivo hoy es lo necesario en mi vida. No me paralizo por lo que ya pasó o dejó de pasar ni me atemorizó por lo que puede o no llegar. Solamente trabajando con las herramientas que manejo hoy y sabiendo aprovechar las oportunidades que tengo a mano podré alcanzar mis sueños. Paso a paso, con seguridad y confianza.

“Ningún hombre puede cruzar el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua serán los mismos.” Heráclito

Quizás en el día a día sea más complicado ver lo extraordinario, sin embargo las oportunidades están allí esperando a que volteemos a verlas, aceptarlas y aprovecharlas.

Y tú ¿Cómo te aseguras de vivir el presente?

Crédito de imagen:

Anete Lūsiņa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s