El cambio que siempre espera

Muchos se preguntan a diario por qué vivimos hoy en un mundo tan convulsionado, buscando respuestas en el presente, causas en acontecimientos extraordinarios y responsables en cualquier lugar.

La respuesta no solamente es sencilla sino para nada sorprendente, estoy completamente segura que no estoy dándoles una gran noticia cuando les digo que todo está en la educación.

Es una palabra simple pero, una experiencia bastante compleja. Es una combinación de familia y escuela que aún no alcanza su equilibrio y además que nunca termina, la vida está llena de aprendizajes.

Desde que la educación académica formal existe se ha centrado en el aspecto práctico de los conocimientos y herramientas que necesita el ser humano para ser exitoso e independiente de acuerdo a los estándares socialmente aceptados. Se creó así un modelo educativo que incluye asignaturas en las que cada nivel abarca los conocimientos que por común denominador necesitamos.

Tampoco es un secreto que aunque todos compartimos el ser humanos hay factores que nos hacen diferentes, no todos encontramos la felicidad en las mismas cosas; y aunque compartimos las mismas necesidades básicas no lo es así cuando hablamos del conocimiento, simplemente porque no todos nos dedicamos a lo mismo cuando somos adultos y también porque todos nos relacionamos de distantas formas con el entorno.

Existen teorías como la de María Montessori, Howard Gardner o Daniel Goleman que han generado grandes cambios en la forma en la que se aborda la educación de las nuevas generaciones, desde el punto de vista académico y humano; sin embargo los paradigmas sociales siguen frenando en gran medida el tan esperado cambio de base que necesitamos como especie.

El sistema educativo sí ha evolucionado, y existen países que incluyen en sus programas asignaturas como educación emocional, en la que los alumnos aprenden a reconocer y gestionar sus emociones de acuerdo a sus necesidades. Esto otorga un nuevo conjunto de herramientas que permiten al ser humano a ser más completo y adaptable a las situaciones que le presente la vida.

Conocernos a nosotros mismos es el primer paso que damos para ser adultos felices, sino sabemos lo que queremos o lo sabemos pero no somos capaces de actuar para conseguirlo, no importa que tan buenos seamos académicamente, lamentablemente no conseguiremos el anhelado éxito en nuestras vidas.

También se han visto reformas académicas que se enfocan en las habilidades, actitudes y aptitudes que muestran los niños, impulsando de esta forma el desarrollo pleno de cada niño de acuerdo a sus necesidades y gustos. No todas las mentes funcionan igual, por lo tanto no todos aprendemos de la misma forma.

Así mismo, como padres tampoco podemos dejar toda la responsabilidad de la crianza de nuestros hijos en manos de otras personas y esperar lo mejor. Si decidimos ser padres es porque somos concientes de que la vida de ese ser es nuestra responsabilidad hasta cierto punto y si vamos a buscar excusas que justifiquen el no dedicarles el tiempo y atención necesarios es mejor aceptar que no todos nacemos para ser padres y así evitar la continuación de sufrimientos en esta humanidad.

Empezar por romper ciclos sociales es el primer paso a un mejor futuro, respetar las decisiones de los demás y entender que no existe una sola forma de ser felices; dedicarnos a nuestra vida, enfocarnos en lo que funciona para nosotros y dejar a los demás hacer lo mismo.

Ya para nuestra generación (nacidos en los ochenta) vimos cambios significativos en la educación, en pequeña medidad ya que mayormente se dieron en colegios privados enfocados a lo que llaman educación personalizada y desde una perspectiva global es muy pequeño el porcentaje de los beneficiados y bastante largo el camino por recorrer. Sin embargo, es importante renocerlo porque a partir de allí han surgido nuevos embajadores dispuestos a esparcir los resultados alcanzados para que esto vaya escalando a cada rincón del planeta.

Este es un tema bastante amplio y controversial pero, eso no quita la importancia y necesidad de hablarlo, compartirlo, debatirlo, sólo así podremos generar mayores cambios y oportunidades para las nuevas generaciones de este planeta. El hecho de que aún no se vean los resultados a gran escala, no quiere decir que la respuesta no esté allí.

Es por esto que quiero compartir con ustedes algunos enlaces que me parecen interesantes y en los que pienso pueden encontrar más información acerca de este tema: (algunos están en inglés así que si necesitan alguna ayuda para entenderlos no duden en contactarme).

Forget Business School: Why An Emotional Education Is Indespensable. Olviden la escuela de negocios: Por qué la educación emocional es indispensable.

La educación no está contribuyendo a desarrollar la inteligencia emocional en los niños.

Una asignatura llamada empatía.

A Primer for Mark Zuckerberg on personalized learning – by Harvard´s Howard Gardner. Una cartilla para Mark Zuckerberg sobre la educación personalizada – por Howard Gardner.

Los invito a leer un poco más sobre el tema, compartir sus opiniones en la sección de comentarios y hacerme saber qué aspectos les gustaría conocer con más detalles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s