Relaciones saludables

Desde el momento en que nacemos nos relacionamos con otros seres humanos, empezando por la persona que nos recibe al salir del vientre hasta que llegamos a los brazos de nuestra madre. Nacemos indefensos ante las necesidades básicas de supervivencia y dependemos de otros hasta ser capaces de valernos por nosotros mismos.

Esta relación de dependencia, en algunos casos nos hace creer que no somos lo suficientemente fuertes para enfrentarnos al mundo, o mejor dicho a la sociedad que nos rodea.

Quizás por esto crecemos creyendo que nuestros padres son superhéroes, para ellos todo es posible porque nos dan todo lo que necesitamos y siempre están para nosotros. Para la mayoría de los padres la meta es que cuando crezcamos seamos mejores que ellos, eso querrá decir que somos más felices; por eso se empeñan en que tengamos la mejor educación.

Pero, no solamente la educación académica y familiar es suficiente para ser independientes también una buena educación emocional es necesaria, pienso que al pasar generaciones esto se ha hecho más evidente y contamos con una cantidad de herramientas y conocimientos que quizás nuestros padres no conocían cuando era nuestro momento de aprender a relacionarnos emocionalmente con otros; por lo que hemos aprendido, como ellos, por medio de experiencias.

Si hemos crecido en un ambiente familiar y social estable, por llamarlo de alguna manera, en algún momento cuando salgamos de esta burbuja nos daremos cuenta que no todas las personas son iguales a nuestro entorno y esto puede generar situaciones desestabilizadoras en nuestras vidas. Tendemos a creer que todas las personas tienen buenas intenciones o por estar en nuestro entorno piensan  igual que nosotros, cuando la realidad es otra.

He leído mucho sobre las llamadas “relaciones tóxicas” o “personas tóxicas” cómo identificarlas o saber que te encuentras en esa situación, pero la verdad no he visto nada que hable sobre el por qué llegamos, cómo salirnos y recuperarnos de ellas.

Cuando nos damos cuenta que estamos en una relación enfermiza lo primero que pasa por nuestras mentes es por qué a mi o cómo terminé yo envuelto en esto. Incluso es más difícil cuando nuestro entorno nos ve como seres fuertes e independientes y entonces el aceptar que estamos en esta situación es aún más difícil.

La respuesta es bastante simple: autoestima. Todos en algún momento de nuestras vidas podemos llegar a perder el amor por nosotros mismos, llegamos a una relación creyendo que somos seres completos y la verdad es que estamos buscando que otros llenen los vacíos que nosotros mismos no nos atrevemos a ver. Al no saber identificar nuestro estado emocional o simplemente no darle la importancia necesaria tendemos a dejar en manos de terceros el sanar ciertas heridas o deficiencias que solamente nosotros podemos remediar.

Esto responde el por qué; si la relación con nosotros mismos no es completa, estamos dejando el espacio para que otra persona disponga de esos vacíos ya sea, en el mejor de los casos, para ayudarnos o simplemente para tomar ventajas sobre nosotros.

Ciertamente, debemos entender que este tipo de personas también tienen situaciones emocionales que les hacen creer que necesitan dominar a la otra persona para no ser ellos los perjudicados. Ven una relación como una competencia de poderes y es por esto que buscan personas que puedan “controlar”.

La relación con otro ser humano abarca el nivel intelectual, emocional y físico. Cada uno de estos niveles es importante para generar una relación estable y saludable para los involucrados, en el ámbito familiar, fraternal, profesional y de pareja.

Crecemos creyendo que la parte física es prioritaria ante los otros aspectos de una relación, desde niños nos atraen o disgustan las cosas o personas por su aspecto físico y cómo nos relacionamos con ellas por medio de los sentidos (vista, tacto, gusto, sonidos, olores) nos enseñan que es de buena educación que si alguien quiere abrazarte o besarte cuando te saluda debes permitirlo, esa es la primera invasión a tu espacio emocional.

Para poder conectarnos con una persona a nivel físico de una forma saludable, es necesario haberlo hecho primero de una forma intelectual y emocional. Como diríamos coloquialmente: darse tiempo para conocerse. Muchos ven la relación física como algo banal y sin importancia cuando la realidad es que todo contacto físico requiere una inversión intelectual y emocional que simplemente se pierde cuando se toma a la ligera.

Si hemos llegado a una relación en que alguno de estos tres aspectos es desequilibrado o inexistente, debemos evaluar las razones y de forma realista identificar si es algo que como par están dispuestos a mejorar o simplemente es hora de cerrar el ciclo.

El cómo salirnos solamente tiene una respuesta, es nuestra decisión, darnos cuenta que no hay nadie a quién salvar o cambiar, simplemente es una relación que no sirve. Como decía una gran amiga y maestra: “si pisas mierda, te limpias y sigues caminando”.

Recuperarnos si es un proceso más largo y dedicado que está también completamente en nuestras manos. Cuando salimos de esta relación estamos completamente exhaustos y destruidos intelectual, emocional y físicamente. El trabajo que tenemos por delante es reconstruirnos y esta vez procurar estar completos antes de decidir emprender una nueva relación.

Lo más importante y el mejor consejo que puedo darles es saber buscar ayuda, el hacerlo no nos hace más débiles, por el contrario, saber que otra persona cuenta con los conocimientos y herramientas que nosotros no encontramos nos facilitará el cambio y el recorrido en este nuevo camino.

“Dios no nos pone en el camino pruebas que sepa que no podremos superar”.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s